Automotriz

Carta de su servidor a los clientes sucios.

Estimado cliente:

Primero que nada quiero agradecer su preferencia por utilizar nuestros servicios. Me enorgullece decirle que he hecho mi mayor esfuerzo para asegurarme de que el auto que se lleva está listo, limpio, al corriente y en buen estado mecanica y visualmente.

Estoy consciente que con lo que ha pagado se paga mi sueldo y es por eso que le agradezco que nos haya elegido.Solo quiero recordarle que con lo que usted o quién haya pagado por la renta del vehículo le da derecho a utilizar el auto para llevarlo a donde necesite por el tiempo que sea necesario. Pero ojo, que usar y abusar no es lo mismo.

No haga con nuestra flotilla lo que no haría con su propio auto, no ensucie nuestros autos a propósito, no maltrate nuestras unidades con dolo. En ninguna parte de su contrato lo estipula.

Sí, vamos a juzgarlo cuando regrese un auto lleno de basura, polvo, tierra, lodo, pelo de perro o cosas peores. Sí, vamos a juzgarlo cuando regrese un auto con olores desagradables ya sea cigarro o algo peor. El contrato prohibe fumar dentro de nuestros carros y las etiquetas se lo recuerdan a todo momento.

Si no le da pena regresar un vehículo ajeno en esas condiciones, ¿cómo estara su auto? Peor, ¿cómo vivirá en su casa?

Cualquier cantidad que usted, su aseguradora o quién sea haya pagado no justifica el esfuerzo y recursos invertidos para borrar le evidencia de su falta de higiene y buenos modales. Se bien que es mi trabajo, pero no quiera “desquitar lo pagado” ensuciando lo más posible nuestra flotilla.

Le comento que soy amante de los perros, pero le recuerdo que su contrato dice que las mascotas deben de ir en su jaula, si es obligatorio llevar a su mascota y no tiene jaula, al menos tenga la decencia de aspirar todo lo que su perro pelechó.

También le recuerdo que nuestros autos no requieren portonazos para cerrar y atínele al switch de ignición con la llave para que no raye la columna de la dirección. Haga un poco más de esfuerzo al levantar las maletas para no dañar la defensa trasera. No queme llanta por presumir un auto que no es suyo, nosotros sabemos en qué estado están los neumáticos cuando se lleva el auto.

No me mal interprete estimado cliente, no estoy mordiendo la mano que me da de comer, solo le estoy recordando lo que debe de hacer por lógica, sentido común, civilidad y porque lo estipula ese contrato que firmó al llevarse nuestro auto para sacarlo de algún apuro mientras el suyo era reparado o que no se quiso llevar a ese viaje largo para “no meterle muchas millas”.

Así que, estimado cliente, siga estos simples consejos y recomendaciones y no lo juzgaremos, no le diremos nombres, no le recordaremos a su progenitora, al contrario, la siguiente vez nos dará gusto verlo y tal vez, le rentemos un auto mejor que usted pidió. Y nuevamente, gracias por su preferencia.

Atte

Su Servidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s